Kalo Pothi, un pueblo de Nepal

Realismo bélico

Kalo Pothi es el primer largometraje del nepalí Min Bahadur Bham, con el cual logró en 2015 el premio a la mejor película extranjera en la Semana Internacional de la Crítica, certamen paralelo al Festival de Cine de Venecia.

La cinta cuenta la historia de Kiran y Prakash, dos niños de un pueblito que intentan ganar algo de dinero vendiendo los huevos de una gallina, hasta el día en que la pierden y deciden emprender un peligroso viaje para recuperarla. Todo esto ocurre en mitad de un breve alto el fuego durante la guerra civil nepalesa que acabaría con el derrocamiento de la monarquía por parte de los guerrilleros maoístas. No es difícil suponer, pues, que la gallina sea un mero macguffin para hacer avanzar un relato sobre la realidad de un país.

Clara metáfora de la división en dos bandos de Nepal en el momento clave de su historia reciente, Kalo Pothi muestra de un modo realista la vida rural de los habitantes de las montañas: el papel de los padres, la escuela, el ejército o las distintas castas sociales. Particularmente llamativo resulta el modo en el que Bham retrata a los militares y a los miembros de la comunidad religiosa a través de un pausado plano secuencia.

La anécdota de la película es mínima y, como digo, sirve de excusa para atestiguar la historia reciente, por lo que puede resultar interesante para el espectador occidental, más aún cuando rara vez llegan a nuestros cines películas de países asiáticos que no sean los hegemónicos —y occidentalizados— Japón o Corea del Sur.

Recuerda levemente al cine neorrealista, pero hay que ser conscientes de que han pasado ya muchos años desde Roma, ciudad abierta. El parecido solamente lo encontrará el espectador en el contenido y no en la forma. Por ejemplo, parece beber de obras como El limpiabotas de Vittorio de Sica, en la cual dos niños se enfrentaban también a un medio hostil. No obstante, aquí el drama no se presenta de una manera descarnada y cruel como en la posguerra italiana prácticamente en ningún momento, los aldeanos más bien parecen ser pacientes testigos de cómo un orden acabará sustituyendo a otro. Kalo Pothi es un ejemplo moderno de la manera en la que la cinematografía responde a los períodos bélicos una vez se alcanza e instaura la paz.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter