Llega la recta final. Es el momento de hacer recuento y empezar a trazar una lista de vencidos y vencedores de esta presente edición del Festival de Cine de Málaga – Cine en Español. Llega la esperada Sin fin, de los hermanos Esteban Alenda; la vida de la escritora Rosario Castellanos en Los adioses; la película argentina Invisibles, sobre el aborto y la juventud descarriada; lo nuevo y esperanzador de David Trueba, Casi 40; la cubana Los buenos demonios y el típico producto Atresmedia de cierre, en este caso con Dani de la Orden, El mejor verano de mi vida. Hagan sus apuestas.

Fotograma de la película Sin fin

Sin fin (César Esteban Alenda, José Esteban Alenda)

Dos debutantes, en este caso César y José Esteban Alenda, dirigen y escriben Sin fin. Un film de viajes en el tiempo con propósitos románticos y poéticos dirigido a un público juvenil, hipster, indie; en definitiva, una película puramente festivalera en un festival poco festivalero, valga la redundancia. María León (María) y Javier Rey (Javier) son dos jóvenes difíciles de definir en busca de un lugar en el mundo. Un Romeo y Julieta sin antagonista pero con numerosos huecos de guion y ese requerimiento que está tan de moda en algunos directores, y el público clásico cada vez aguanta menos; estamos hablando de “intensidad contemplativa”. Exigencias al espectador no, gracias. (Eduardo González)

•••

Los adioses (Natalia Beristáin)

La película que define el estado actual del festival es Los adioses. Pura, bella, femenina, solvente, reivindicativa y hermosa, ¿qué más se le puede pedir a un film? La vida de la escritora, poetisa y profesora Rosario Castellanos es llevada a la pantalla con una sensibilidad latente y conmovedora por la directora Natalia Beristáin. Rosario es una voz en un México herido por el patriarcado y el poder del silencio. Javier Peñalosa y María Renée Prudencio crean un universo donde la creatividad es sinónimo de libertad. Los adioses es la película “cabreo” de este festival, sí. Es esa que si no gana nada te cabreas mucho, y creo que nos vamos a cabrear bastante. (Eduardo González)

 

Fotograma de la película Los adioses

•••

Fotograma de la película Invisible

Invisible (Pablo Giorgelli)

El film argentino escrito y dirigido por Pablo Giorgelli nos introduce de lleno en la vida adolescente de la mano de Ely, una joven trabajadora y estudiante de diecisiete años que descubre que está embarazada. El ritmo pausado y las largas tomas que emplea Giorgelli para explorar los sentimientos de la protagonista se conjugan con la silenciosa aunque voraz interpretación de Mora Arenillas. La soledad es uno de los temas principales que se tratan en este largometraje de índole social, además de la incertidumbre. El autor, pese a todo, evita entrar en temas políticos o ideológicos respecto a la maternidad, limitándose a mostrar la realidad de su país. (Luisa Palomo)

 

•••

Casi 40 (David Trueba)

Veintidós años después, David Trueba retoma la historia de La buena vida (1996): dos viejos amigos se reúnen para dar una modesta gira musical en pequeñas librerías y centros culturales. La falta de química entre Lucía Jiménez y Fernando Ramallo, además de la destacada interpretación de la primera respecto a la recatada actuación del segundo, no hacen justicia a la continuación de la que fuera la ópera prima del autor. No obstante, el monólogo final de Jiménez y el discurso sobre el paso del tiempo y cómo este cambia a las personas consigue dejar un buen sabor de boca. (Luisa Palomo)

Fotograma de la película Casi 40

•••

Fotograma de la película Los buenos demonios

Los buenos demonios (Gerardo Chijona)

Llega otra película cubana al festival; son unas cuantas por año y aquí viene Los buenos demonios. Una historia de supervivencia y oscuridad sobre la Cuba actual, aún sin la capacidad de despojarse de la sombra de la dictadura y el miedo al pasado, que también es presente. Gerardo Chijona narra un ramillete de historias entrecruzadas sobre personajes cansados de soñar sin poder predecir algo bueno en sus vidas. Los buenos demonios acaba convirtiéndose en una película sin pretensiones, más televisiva que ofensiva, encajada en la categoría de “oportunidades perdidas”. (Eduardo González)

 

•••

El mejor verano de mi vida (Dani de la Orden)

Dani de la Orden realiza el remake del largometraje italiano Sole a catinelle (2013), en el que Curro, a pesar de estar en bancarrota, le promete a su hijo Nico que pasarán las mejores vacaciones de su vida. El Festival de Málaga – Cine en Español se despide de su XXI edición con este largometraje fuera de concurso en el que algunos de los rostros más reconocidos del panorama actual se reúnen para divertir y entretener al espectador con las barbaridades que un padre es capaz de llevar a cabo para hacer feliz a su hijo. Un film agradable que no oculta mayores pretensiones. (Luisa Palomo)

 

Fotograma de la película El mejor verano de mi vida

(La primera parte de las crónicas del Festival se encuentra aquí. La segunda parte está disponible haciendo clic aquí)

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter