El Festival de Málaga – Cine en Español nos ha cautivado con dos grandes obras que han conseguido captar la atención de los espectadores y levantar una gran ovación: Mi querida cofradía, de Marta Díaz de Lope Díaz, y Las distancias, de Elena Trapé. Esta edición está fuertemente marcada por obras dirigidas y protagonizadas por mujeres.

José Sacristán en la película Formentera Lady

Formentera Lady (Pau Durá)

El actor Pau Durá aborda la dirección de Formentera Lady, una obra sobre la redención y el sacrificio. José Sacristán es un hippie excluido del mundo que se gana la poca vida que le queda tocando el banjo. Todo esto cambia cuando su nieto llega a la isla para quedarse de manera indefinida. Formentera Lady es correcta y bienintencionada, valiente a la hora de huir de estereotipos sensibleros, pero previsible. Sacristán y su legado están por encima de este personaje con trasfondo y mirada rebelde no del todo aprovechada en el film. (Eduardo González)

•••

La voz del silencio (Andre Ristum)

El éxito de las películas corales depende en gran medida del interés que despierten sus pequeñas historias en el espectador. La voz del silencio es una visión lenta y opaca de un ramillete de personajes en busca de una manera de sobrevivir en los suburbios de la Brasil más obrera. Andre Ristum redacta un discurso sobre la soledad y la incomunicación que acaba convirtiéndose en una película sin interés ni prestigio. Nada que no hayamos visto antes, pero mejor hecho. (Eduardo González)

Fotograma de la película La voz del silencio

•••

Fotograma de la película Mi querida cofradía

Mi querida cofradía (Marta Díaz de Lope Díaz)

Marta Díaz de Lope Díaz escribe y dirige su ópera prima, Mi querida cofradía, comedia de enredo que nos presenta a Carmen, una mujer que, tras desvivirse durante tres décadas por su cofradía, pierde el puesto de hermana mayor por ser mujer. La directora juega de este modo con un humor que huye de la ridiculización de sus personajes, entre los cuales encontramos a una magnífica Gloria Muñoz como protagonista. La fuerza de sus personajes femeninos y la crítica social que denuncia las dificultades de la mujer para acceder a puestos de poder se une con muchas torrijas, imágenes de la Semana Santa y laxantes que llegarán a los cines el próximo 4 de mayo. (Luisa Palomo)

 
•••

Las distancias (Elena Trapé)

Cuatro amigos viajan a Berlín para dar una sorpresa a un amigo al que no ven desde hace tiempo. Esta premisa divertida y actual esconde una visión envenenada, turbia y descorazonadora sobre el verdadero significado de la amistad y su valor en la sociedad actual. Elena Trapé crea un lienzo de situaciones y personalidades asustadas ante el paso del tiempo y el inevitable descubrimiento de sus auténticas identidades. Las distancias es una obra con tintes de nouvelle vague, imperfecta en su mensaje y resuelta de manera irregular. (Eduardo González)

Fotograma de la película Las distancias

•••

Fotograma de la película Ojos de madera

Ojos de madera (Roberto Suárez, Germán Tejeira)

Pedro Cruz es el joven protagonista de este film de terror de origen uruguayo escrito y dirigido por Roberto Suárez y Germán Tejeira. Víctor, un niño de once años, pierde a sus padres en un accidente, tras lo cual comenzará a vivir con sus tíos. No obstante, las secuelas de dicha pérdida no tardarán en aparecer, convirtiendo a Víctor en un chico distante y asustadizo. La obra de Suárez y Tejeira no termina de arrancar, a pesar de la innovación que supone separar el film en diferentes capítulos a modo de fábula infantil. La fotografía, prioritariamente en blanco y negro, se conjuga con una ambientación retro que completa esta obra de aura siniestra. (Luisa Palomo)

•••

El mundo es suyo (Alfonso Sánchez)

La película de Alfonso Sánchez posee un humor local, castizo y en ocasiones casposo, pero así son los compadres. Este dúo cómico preocupado por reflejar con humor la indignación y los sacrificios de una clase obrera desamparada y desprotegida por el sistema (como ya hicieron en su primera película, El mundo es nuestro) vuelve en esta ocasión con más presupuesto y ambición. A cara descubierta Alfonso Sánchez rueda una comedia descontrolada, llena de tópicos, pero hecha con inteligencia e intención, a diferencia de otras obras de humor que ya hemos visto en este festival. (Eduardo González)

Alfonso Sánchez en el film El mundo es suyo

•••

Fotograma de la película Benzinho

Benzinho (Gustavo Pizzi)

El brasileño Gustavo Pizzi presenta su segundo largometraje en el Festival de Málaga tras su paso por Sundance. Irene vive con su marido y sus cuatro hijos cuando Fernando, el hijo mayor, es seleccionado por una liga deportiva alemana y debe viajar inminentemente al país europeo. Benzinho explora la reacción y los sentimientos de una madre al verse obligada a despedirse de su hijo, pasando por las diferentes etapas de una pérdida: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. La autenticidad que desprende la trama, la interpretación de Karine Teles como madre protagonista y el perfecto retrato de una familia imperfecta son la guinda del pastel que es el film de Pizzi. (Luisa Palomo)

(La primera crónica del Festival de Málaga – Cine en Español la puedes encontrar aquí)