Durante la undécima edición del Festival Internacional de Cine Documental de Navarra Punto de Vista entrevistamos a Sergio Oksman, cineasta brasileño residente en Madrid que nos habló sobre su colaboración con el festival y sobre su trabajo como profesor y cineasta.

¿Cuántos años llevas colaborando con en el festival?

Tengo una relación muy cercana con el festival, porque trabajo desde hace quince años con una persona que es el coautor de mis películas y que, casualmente, inventó Punto de Vista, Carlos Muguiro. Yo recuerdo que cuando estábamos haciendo una película juntos en 2004 Carlos llegó con una pequeña carpeta y dijo: “Tengo una idea para un festival. Se va a llamar Punto de Vista”. En aquella época, Punto de Vista fue algo muy importante, porque aparte fue lo que nos abrió un universo de cineastas jóvenes, para hacer la programación de las películas, pero también porque funciona como sitio donde nos encontramos, casi como una “generación Punto de Vista”. Y el festival sigue siendo muy importante, va cambiando cada año y creo que Oskar [Oskar Alegria, el director artístico del festival en las ediciones 9-11] hace un trabajo excelente, es un profesional. Yo llevo mucho sin venir y vuelvo este año por primera vez después de siete años. Y me gusta volver porque sigue este clima de, además de ver las películas, el festival como una plataforma para encontrar a gente que tiene la misma visión que tú o trabaja en lo mismo. Y yo por circunstancias estuve mucho tiempo sin venir y tengo mucha curiosidad por ver qué ha sido de aquel engendro de Carlos, en qué se ha convertido, y es bonito ver que Carlos creó un festival tan sólido que sigue siendo muy potente; con la participación de otros directores artísticos, Josetxo Cerdán u Oskar Alegria, sigue siendo un festival de referencia.

Cuéntanos un poco sobre el proyecto X Films, de cuyo comité de selección formas parte este año.

X Films es un proyecto que estimula a jóvenes (y no tan jóvenes) directores a hacer una película con la única condición de que tenga geográficamente que ver con Navarra. Y este año hay tres directores a los cuales conozco y he visto sus películas, tienen mucho talento los tres y será bastante complicado elegir a uno. X Films nace también a partir de un encuentro que hubo aquí y realmente toma su nombre de una productora de los años 60.

¿Cómo evalúas los proyectos presentados desde el punto de vista de un cineasta?

Cineasta es una persona que desarrolla un criterio, luego se hace preguntas y con este criterio contesta a las preguntas. En el procedimiento para decidir cuál es el criterio para el proyecto ganador sigo un poco en esa misma línea: hacer preguntas… y ya veremos. Evidentemente son decisiones subjetivas y en este caso somos tres personas para llegar a una conclusión.

Durante el festival también realizaste un taller, La Invención de lo Real; ¿qué propósito tenía?

El propósito era que la gente comunicara sus ideas. La mayoría de ellos ya tenían algún tipo de background dentro del mundo audiovisual, ya habían hecho un documental y compartían su experiencia. En mi caso el taller se llamaba La Invención de lo Real, entonces yo de alguna forma negaba esta idea de que hacer los documentales es registrar lo real, en vez de esto decía que es provocar lo real. Esas decisiones que se toman, incluso cuando te dejan retratar el pasado, en el fondo es el trabajo de escritura, de reconstrucción, tú no cuentas lo que pasó, tú cuentas lo que pudo haber pasado. Hablo un poco de eso y también de cómo hay que desdibujar el límite entre ficción y documental.

¿Y cómo es posible enseñar el cine documental, lo cual haces en ECAM?

Curiosamente, este curso [diplomatura en Cine documental] en ECAM lo llevamos Carlos y yo. ¿Cómo es posible enseñar? Otra vez haciéndose preguntas, dando pistas para que vean que hay que experimentar mucho, hay que equivocarse mucho, hay que tener ideas, aprender un poco de dónde vienen, y creo que también hay que crear cada uno su propia metodología. Uno va aprendiendo no solo a dirigir un tema, sino a ver y a escuchar. Es un curso que tiene contacto con muchísimos directores, que por cierto, todos pasan por el Punto de Vista. Ellos comparten con los alumnos no sus fórmulas, sino sus fracasos, sus pequeños aciertos… Mis exalumnos están ahora por aquí, y yo no les veo como mis alumnos, sino como compañeros de trabajo. Cada uno tiene sus inquietudes, son las mismas voces que yo.

“O futebol” (2015)

Aquí en el festival hay muchas películas muy íntimas y personales. Tu último trabajo, O Futebol, es también una obra sumamente personal; ¿cómo se siente un cineasta en esta situación, exponiéndose con su película ante los espectadores?

Yo creo que hay muchísimas películas personales, pero quiero decir que O Futebol, aunque sale mi padre y salgo yo, no es una película autobiográfica. En la exposición partimos de una relación entre padre e hijo. Realmente no se hace esta película con fines terapéuticos, buscando un secreto familiar, una respuesta, no. Establece una situación que es: hay un Mundial de fútbol que dura un mes, hay un padre y un hijo que se ven por primera vez desde hace cuarenta años y que se van a encontrar para ver el fútbol juntos como lo hicieron durante la infancia del hijo. Y a partir de esta propuesta casi ficcional se hace una película. Aunque coincide que el director es el actor y el hijo y el padre actor es su padre.

El verdadero cine documental es el cine de ficción. ¿Verdad o no?

No hay límites. Por ejemplo, una peli de Cassavetes para mí es mucho más documental, mucho más la realidad que muchas películas documentales muy acartonadas. O sea, que tú tienes que olvidar que es documental, todas son películas. Porque una película es un documento. ¿Qué es más documental: Méliès o Lumière? Pues no sé. Lumière, ¿qué es Lumière? Supuestamente los documentales… Cuando graban la salida de los obreros de la fábrica están con la ropa de domingo… ¿Qué es un documental?

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter