En tu primera película has decidido tratar, nada más y nada menos, de uno de los personajes más relevantes en la historia de este país. ¿Qué aportaba Unamuno que no aportaban otros?

Unamuno es como una isla en el panorama intelectual de nuestro país. Alguien que nunca siguió el viento a favor de su época. Creo que inscribir a Unamuno en una corriente como puede ser la generación del 98 es limitarlo. Unamuno era un creador de primer orden como novelista, dramaturgo y poeta. También tiene una vasta obra filosófica. La narración cinematográfica de La isla del viento está tamizada por el universo filosófico y la mirada poética de don Miguel.

Por último y no menos importante, una faceta suya no muy conocida en estos tiempos: su gran conciencia civil. En este sentido, sus artículos políticos en prensa son dinamita pura. Muchos de ellos podrían publicarse hoy por la completa vigencia de sus palabras. De algún modo, esa dimensión del intelectual con una profunda conciencia civil era lo que me parecía necesario rescatar en estos tiempos.

isla_viento_gomez

José Luis Gómez interpreta al escritor Miguel de Unamuno

La isla del viento está llena de poesía visual en un ambiente turbio. Esa visión de la historia de Unamuno y su destierro ¿la tenías clara o surgió con la luz y la belleza de la isla?

Esa polaridad estética y narrativa de La isla del viento estaba desde la concepción misma del proyecto, antes de la fase de escritura. La aridez casi lunar de Fuerteventura en contraste con la señorial y vetusta Salamanca; los habitantes de Puerto Cabras (capital de Fuerteventura en 1920) y ese hombre serio y de traje negro que era Unamuno.

Uno de los temas de la película es cómo un hombre que llega a un lugar al que no pertenece se termina fundiendo con esa tierra extraña y sus habitantes y, en sentido inverso, cómo la misma persona es expulsada del mundo al que pertenece, que en este caso es la Universidad. Si se observa, tenemos un movimiento similar con Cala, la niña y luego adolescente. Ella y Unamuno son los únicos personajes que están en ambos mundos. Ambos están en lugares a los que no pertenecen.

Nos llama mucho la atención el guion: su estructura es templada pero firme; eso es difícil cuando se trata de personajes pasivos y reflexivos. Los diálogos son fantásticos. ¿Cómo lo has conseguido?

La idea era iniciar la película como algo racional, introducir el marco histórico, ver al Unamuno que uno esperaría ver en una película. Pero, conforme avanza el metraje, la película se va despojando de esos elementos. La llevamos a un terreno más conceptual y a la vez sensorial. Poético o casi mítico. La película tenía que entrar lentamente en la piel del espectador hasta conducirlo al desenlace, casi trágico.

Para la creación de la película, una máxima de Unamuno acompañó todo el proceso: “Sentir el pensamiento y pensar el sentimiento”.

isla_viento_menchon

El malagueño Manuel Menchón, director del film “La isla del viento”

La isla del viento es poesía, Unamuno está en toda la película. ¿Por qué te decidiste a hacer una película sobre un personaje tan controvertido?

La verdad es que no lo medité. Sentí que era el momento de contar esta historia, debido sobre todo a lo que estamos viendo en la actualidad. No solo en nuestro país. Esta historia permitía hablar de algo que sucedió hace tiempo para que de algún modo resonase en la actualidad.

¿Has hecho la película que querías hacer o ha habido concesiones?

Sin duda he hecho la película que quería hacer. O mejor dicho, todo el equipo responsable de la película hemos realizado lo que queríamos hacer. Como dice Unamuno en un momento del metraje: “Crear lo que creemos”. Hemos hecho aquello en lo que hemos creído. Y eso es una gran satisfacción, a pesar de las dificultades de una película de época con un presupuesto ajustado. Estamos orgullosos de nuestro molino, levantado con tanto esfuerzo y pasión.

¿Qué podemos esperar de Manuel Menchón en el futuro?

Siempre haré películas que de algún modo me toquen de manera íntima. Creo que es la única forma de poder conectar sinceramente con el espectador. En este sentido, estoy acabando el guion de una nueva película. Espero que sea mi segundo largo de ficción. Una historia hermosa, increíble y muy poderosa. Y hasta aquí puedo leer.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter