La plataforma Netflix crece a pasos agigantados, muestra de ello es la presentación en sociedad de su último trabajo: The Crown, un producto que ha costado más de 140 millones de euros, cada una de cuyas seis temporadas abarca una década en la vida de Isabel II hasta llegar a la actualidad. En esta primera temporada nos adentraremos en su infancia, pubertad y consagración como reina. Pero no queremos contaros la historia de The Crown, sino mostraros diez buenas razones para sentaros delante de vuestro televisor (u otra plataforma) y disfrutar de una de las mejores series de estos tiempos.

1. Porque su producción de 14 millones de euros por capítulo es visible para el espectador. Todo en The Crown está cuidado hasta el más mínimo detalle, es comprometida con lo que cuenta y está realizada con solemnidad; todo eso tiene un coste y en la serie más cara de Netflix se aprecia. “Si vas a contar la historia de una de las familias más ricas y famosas del mundo, tienes que estar a la altura”. Adrew Eaton (productor de la serie).

2. Por los ojos de Claire Foy (Isabel II). En ellos se puede apreciar lo poco de humanidad que le queda a su personaje. La actriz que encarna a Isabel II produce empatía gracias a toda esa contención que alberga su mirada.

3. Por la famosa anécdota del cuadro de Churchill. Las series nos sirven a veces para poner imágenes a sucesos o anécdotas de cierta relevancia histórica. En este caso es conocido un hecho acontecido en 1954, cuando Winston Churchill cumplió 80 años y un grupo de miembros del Parlamento británico obsequió al primer ministro con un retrato pintado por Graham Sutherland. Churchill lo quemó, al verse decrépito y viejo.

4. Por retratar de una manera tan poética y a la vez cruda el exilio de Eduardo VII, interpretado por Alex Jennings.

5. Por episodios inolvidables como “La niebla”.

6. Por saber mezclar realidad y ficción en algunos momentos, como por ejemplo en la creación del personaje de Verónica Scott, la joven secretaria de Churchill. Una figura que no existió en realidad, pero ayuda a entender con mucha más profundidad algunos aspectos de la serie.

7. Por un casting perfecto: Claire Foy (Isabel II), Matt Smith (duque de Edimburgo), John Lithgow (Winston Churchill), Daniel Betts (príncipe Ernesto de Hannover), Jeremy Northam (el famoso político conservador Anthony Eden) y Vanessa Kirby (princesa Margarita).

8. Por explicarnos momentos históricos tan solemnes como “La coronación”.

9. Por el gran trabajo realizado por todo el reparto de la serie para aprender los diferentes acentos de la época de la mano de coaching y expertos lingüísticos. Un detalle que apreciarás mejor si eres inglés y ves la serie en versión original.

10. Por no ser Downton Abbey. The Crown tiene una personalidad tan propia que la hace única.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter