Crudo

Un filme que se disfruta crudo

Julia Ducournau nos sumerge en el instintivo mundo del despertar de un apetito poco común, insano y escalofriante. Su primer largometraje ha causado sorpresa a sus espectadores y ha tenido un alto impacto en los festivales en los que se ha exhibido, con fuertes rumores de malestares entre el público de las salas de proyección y bastantes comentarios positivos sobre la visceralidad del filme.

Raw (Voraz en México y Crudo en España) es una película de origen francés que nos muestra el primer año universitario de Justine, una tímida estudiante de veterinaria que proviene de una familia con un estricto régimen vegetariano. Después de un incidente inesperado, Justine comienza a desarrollar un apetito insaciable por la carne. Víctima de su propio deseo, no tardará en probar diferentes maneras para colmarlo y explorarse a sí misma, acompañada de varios cuerpos sin vida y sangre por doquier.

Ducournau nos muestra una historia de terror bien planteada, que contiene elementos audiovisuales de calidad y presume de una muy buena dirección. Su estética impecable, altas dosis de tensión y violencia gore bien implementada en compañía de una gran banda sonora crean un filme espeluznante que juega y apuesta al mismo tiempo por el estómago de su espectador, y hacen equilibrio con la calidad de su reparto.

La película cuenta con muy buenas interpretaciones de Garance Marillier y Ella Rumpf, que dan vida a un lazo familiar bastante insano y peculiar.

Destaca la buena interpretación del personaje de Justine, que muestra su evolución a lo largo del filme, su desarrollo físico y sexual, deseos e intereses, y expone una línea muy delgada entre la moralidad del ser humano y el instinto de un animal.

El personaje de Alexia juega también un papel importante dentro de la trama y contrasta con el de Justine. Nos aporta un panorama distinto dentro del contexto y se muestra de una forma más madura, agresiva y animal, lo que causa la sensación de incertidumbre entre ambos personajes y denota temor en toda su presentación.

El filme posee grandes elementos que juegan a su favor: un argumento sólido, el horror necesario sin parecer exagerado, escenas bastante explícitas y un crudo vistazo al estudio veterinario contemporáneo; todo esto crea un ambiente insano que sin duda te envolverá y pondrá a prueba tu apetito.

Lo mejor:

  • La dirección de todo el filme, contiene exactamente lo que necesita para cumplir con su función y ser una buena película de terror.
  • La relación de Garance Marillier y Ella Rumpf y su interpretación de seres primitivos con instintos animales que pierden conciencia en contacto con la materia causante de su obsesión.
  • Los elementos audiovisuales, fotografía y estética que acompañan todo el largometraje.

Lo peor:

  • La falta de información acerca del entorno familiar.
  • Aunque prometía sangre en abundancia, a pesar de tenerla y ser parte importante en el filme, se esperaba con más intensidad.
  • Raw es una película que va a herir algunos estómagos sensibles por su crudeza y será amada por los amantes del género; sin duda será recordada.
¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter