Your name

Las comparaciones son odiosas

La última película de Makoto Shinkai ha sido todo un éxito en Japón, y se ha coronado como la película de animación más taquillera en la historia del país, desplazando incluso al ya clásico El viaje de Chihiro, de Hayao Miyazaki.

Shinkai es uno de esos directores del actual panorama de la animación japonesa cuya obra ha logrado hacerse un hueco en el extranjero una vez el terreno ya ha sido asfaltado por otros grandes artistas cuyo prestigio es indiscutible, como el ya citado Miyazaki, su compañero Isao Takahata, u otros como Satoshi Kon.

Your name narra la historia de Taki y Mitsuha, dos adolescentes de Tokio y de un pueblito de montaña respectivamente que intercambian sus cuerpos. Con el paso del tiempo se acostumbran a esta nueva vida, hasta que un día los muchachos dejan de experimentar este proceso y el chico trata de buscar a la chica para conocerla. Lo que comienza como una simple comedia de enredo acaba tornándose en un drama más profundo. O por lo menos, es lo que la película intenta.

Confieso que al ser admirador del anterior trabajo del autor, A 5 centímetros por segundo —la cual recomiendo mucho—, tenía quizás demasiadas expectativas sobre la película, pues presenta problemas de ejecución que acaban en un agridulce resultado final. Pese a reutilizar elementos de su obra anterior, como el leitmotiv de la estela en el cielo que los seguidores del director reconocerán sin duda, esta película parece una versión más descafeinada y genérica de la mencionada.

Una de las taras del film es cómo cambia de registro en torno a la mitad del metraje, pasando de la comedia al drama psicológico de una manera forzada. Durante el resto del metraje, Your name es incapaz de expresar lo que A 5 centímetros por segundo lograba con mucha soltura. La genialidad de esta última residía en contar una historia muy emotiva con una serie de recursos simples pero utilizados de una manera inteligente. En su sencillez, y pese a que corría ciertos riesgos, era una cinta muy lograda.

No obstante, Your name gustará a muchos —como ya se ha demostrado en las salas de cine—, y es que tiene varios elementos por los que puede ser un taquillazo: un autor de cierto renombre, una buena publicidad y sobre todo una historia que, aunque poco arriesgada, podría parecer sorprendente a alguno. Pese a sus defectos, es recomendable para el espectador que busque un poco de evasión. El problema lo encontrará aquel que opte por algo más, pues tanto este medio como este director han demostrado ser capaces de llegar mucho más lejos.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter