Las inocentes

Realidad a golpe de fe

La directora francesa Anne Fontaine (Primavera en Normandía, Dos madres perfectas, Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel) dirige un drama sobre la violación de veinticinco monjas polacas por soldados soviéticos en 1945.

La tragedia ocurrida en un convento polaco al término de la segunda guerra mundial era la historia idónea para la directora francesa, en cuyo cine femenino, que no feminista, las mujeres siempre pagan un precio por ser dueñas de su propio destino. En esta ocasión el punto de mira de Anne Fontaine se centra en la lucha entre la vida y la fe llevada a cabo por una docena de monjas que desconfían cada vez más de todo lo que las rodea. Un cambio de registro dramático, alejado de vida y esperanza, apático y de ritmo sosegado.

El montaje, la fotografía y el trabajo de sus actrices exponen de una manera veraz y creíble el camino tortuoso que puede producir la pérdida de la fe y conciencia humanas. Los inocentes es un retrato de la mujer, de su fuerza y sus diferentes roles, muchos de ellos impuestos a golpe de vida. La inteligencia de la puesta en escena y la cautivadora interpretación de sus actrices hacen de esta obra una más que notable película.

Anne Fontaine recrea una realidad en la que la única salida es el amor a la vida en sus diferentes perspectivas. Las inocentes se convierte así en una obra sobre la defensa del derecho al amor y la interpretación de la religión a través de la maternidad. Un trabajo lúcido y convincente de una directora y guionista que tener en cuenta.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter