Final portrait. El arte de la amistad

Un retrato impreciso

cartel final portraitEl cine debería revelar otras perspectivas de la realidad, ¿o no? El creador o creadora de una obra artística, desde una escultura hasta un retrato, deambula en mundos ajenos a los que le rodean en busca de algo que le dé sentido a lo que hace o pretende transmitir.

El escritor y crítico de arte norteamericano James Lord (Armie Hammer) viaja al París de 1965 para ser retratado por Giacometti. Esta estancia de fin de semana acabará demorándose hasta dos. Tiempo suficiente para que el joven americano acabe conociendo un poco más la verdadera naturaleza de su artista favorito.

El París de la época es una ciudad reconstruida tras el paso de la guerra, un lugar moderno con una vitalidad cultural que lo convertirá en un referente mundial. El mundo del arte, incluido el cine, circula por las calles francesas en plena ebullición. Giacometti es un bebedor, putero, intransigente y malhumorado artista sin aprecio ninguno a todo eso que parece tener valor para los demás. Tucci, de naturaleza actor, juega a colocar en mitad de la cotidianidad del artista a un joven americano, un intruso que ama el arte más que el proceso creativo, pero que incluso así no puede dejar de sentirse atraído por él.

Final Portrait En Final portrait, el director americano filma una película pequeña y sencilla, aunque llena de trazos involuntarios (ajenos a su director) en los que el espectador encuentra el verdadero interés de la obra: la relación de Giacometti con otros artistas, el París de la época, el lado oscuro del proceso creativo, la noche parisina o los monstruos creados por el propio artista, en ocasiones generadores de sus obras. Por pura decisión creativa Tucci aleja al espectador de todo esto y el sentido del espectáculo recae sobre la compleja relación de Giacometti con el joven James. Final portrait acaba retratando la personalidad de un creador a punto de ser destruido por sí mismo, o por un generalizado inconformismo, ¿quién sabe? Artistas…

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter