Comanchería (Hell or High Water)

Un western social de cine en estado puro

Cartel de ComancheríaDecía W. H. Auden: “El mal es vulgar y siempre humano, y duerme en nuestra cama y come en nuestra mesa”. Después de ver Comanchería podríamos agregar al pensamiento de Auden: “… y es dueño de nuestra cuenta corriente y, por consiguiente, de nuestro destino”.

A esas premisas nos referimos cuando hablamos de una de las mejores películas de este año ya pasado, Hell or High Water, título original de la obra que hace referencia a una expresión coloquial en inglés que significa “hacer una cosa a cualquier precio, o pase o lo que pase”.

David Mackenzie, director escocés de la magnífica Convicto (Starred up), y el guionista Taylor Sheridan (Sicario) nos cuentan la historia de dos hermanos decididos a salvar a su familia con la misma violencia con la que han sido castigados. Chris Pine y Ben Foster son dos hermanos atracadores llenos de motivos y con derecho a hacer lo que crean conveniente para salvar la poca dignidad que les queda a ellos y su familia. En el lado de la ley se encuentra Jeff Bridges, un policía sin ilusión dispuesto a pasar desapercibido hasta el día de su jubilación, reflejo de una sociedad abandonada y desmotivada, hasta que aparecen los hermanos Howard.

Escena de Comanchería

Rodada en cinemascope y con la música de Nick Cave y Warren Ellis, Comanchería se muestra como un western con vocación de cine social a golpe de pura cinefilia. Nominada en los Globos de Oro en las categorías de mejor película dramática, guion y actor secundario (Jeff Bridges), la cinta de David Mackenzie podría convertirse en la sorpresa de esta edición.

Comanchería es una historia de lazos de sangre en la intemperie de un futuro impuesto donde solo queda sobrevivir con dignidad “a cualquier precio” (hell or high water). Una gran película de excelentes diálogos y personajes, destinada a convertirse en un clásico de nuestro tiempo.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter