Big little lies

Grandes actrices, por encima de las mentiras

Cartel de Big Little LiesCuando se publicaron las primeras noticias sobre la miniserie Big Little Lies, todo parecía demasiado bonito para que fuera real. Tras el piloto se confirmaron mis sospechas: no se sabía por dónde iban a salir… Me recordaron a un Mujeres desesperadas a lo pijo, pero peor, porque sus pretensiones eran mayores. Así que decidí dejar la serie. Sin embargo, leí una crítica que animaba a darle otra oportunidad. Lo hice y ahora doy las gracias. No me hubiera gustado perderme la mejor interpretación de Nicole Kidman en años.

Con David E. Kelley (Ally McBeal y Boston Legal) como creador, la miniserie es una adaptación del libro homónimo de Liane Moriarty. En la televisión aumenta su interés gracias a algunas libertades narrativas y, sobre todo, a un reparto espectacular que se alimenta del mundo del cine: una Nicole Kidman inconmensurable, una Reese Witherspoon todoterreno y una misteriosa Shailene Woodley (Celeste, Madeleine y Jane, respectivamente). No olvidemos a secundarios de lujo como Laura Dern y Alexander Skarsgård, conocido por True Blood, otra serie de la factoría HBO.

En un acomodado vecindario de Monterrey, donde todos compiten por ser la familia perfecta, seguiremos la vida de Celeste, Madeleine y Jane. Las tres son amigas y tienen a sus hijos en la misma clase. La primera escena comienza con un asesinato durante una fiesta para recaudar fondos para el colegio. Durante el resto de la serie, escucharemos testimonios de los que estaban en la fiesta y conoceremos la historia desde su raíz, intentando atar cabos como haríamos con una novela de Agatha Christie, pero sin el componente policíaco por medio. Hay tantos odios reprimidos que cualquiera podría haber sido…

Pero la esencia de Big Little Lies no está en el misterioso asesinato, que nos mantiene en vilo sin conocer la identidad de la víctima, cómo ha muerto o a manos de quién. Lo mejor es que la serie crece con sus protagonistas y sus inquietudes. Se tratan temas como los abusos, el acoso escolar, la violencia doméstica, las infidelidades, la difícil posición de las madrastras, las relaciones entre ex… La maldición del aparentar y la importancia de la vida social, a pesar de que suponga perjudicarte a ti misma, pero nunca ante los demás.

Las protagonistas de Big Little LiesLos roles femeninos adquieren la profundidad y complejidad necesaria para su desarrollo. Es una serie de mujeres inteligentes que se despellejan unas a otras pero que también se protegen entre ellas. El mensaje de fondo es que solo tienen que aprender a entenderse y luchar por un bien común.

La guinda del pastel es una estupenda banda sonora: las canciones al final de cada capítulo, la música que escucha Jane para correr o el concurso de karaokes. Cualquier ocasión es buena para incluir un buen tema. La más destacada es la sintonía de la serie, Cold little heart, de Michael Kinawuka.

Es de agradecer que Big Little Lies haya cerrado su trama y su final nos haya dejado con buen sabor de boca. Actualmente está en vilo si volverán a reunirse para una segunda temporada con una nueva historia. Su enorme éxito y que Nicole Kidman y Reese Whiterspoon, quienes movieron la historia en un principio, estén en conversaciones con la escritora pone en duda su final cerrado. Es una pena estropear una serie redonda…, pero también me pica la curiosidad por saber cómo siguen su camino estas mujeres después de un inesperado cambio.

Big Little Lies cumple las expectativas y se ha convertido, junto con Feud, en una de las miniseries más comentadas de la última temporada. Todo parece indicar que ambas se disputarán los próximos Emmy. Lo bueno de esta batalla es que los premios se quedan en casa, en la HBO.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter