Bates Motel

“Somos tú y yo, Norman. Siempre hemos sido solo tú y yo”.

Bates Motel ha llegado a su fin. La serie producida por Universal Television para A&E con un total de 5 temporadas nos ha deleitado por última vez con un episodio final transmitido el pasado 24 de abril.

Esta serie nos muestra un amplio panorama en modo “precuela” de uno de los asesinos más reconocidos y con mayor peso en el mundo del cine, Norman Bates. El actor Freddie Highmore es el encargado de dar vida a este trastornado personaje, envolviéndonos en su situación mental y exponiendo un insano entorno familiar y social.

Con una excelente participación de Vera Farmiga, esta serie cumple su cometido al mostrar un vínculo que va más allá de un lazo sanguíneo y te erizará la piel más de una vez.

Norman y su madre, Norma, acaban de comprar un viejo hotel en White Pine Bay, ubicado en Oregón. Intentando huir de un tormentoso y oscuro pasado, ambos apuestan por un nuevo inicio que no tardará mucho en desmoronarse. Con una relación bastante posesiva para ambos, Norman comienza a tener lagunas mentales y síntomas de trastorno de identidad y esquizofrenia, que se relacionan directamente con los crímenes y desapariciones en ese pequeño pueblo. Norma, al darse cuenta del estado mental de su hijo, hace de todo para poder defenderlo y esquivar las consecuencias de sus propios actos. Cegada por su amor materno, se convierte en el principal cómplice de su hijo y cae en un círculo vicioso en el que ambos se volverán dependientes emocionales y serán guiados por sus sentimientos y la atracción que tienen el uno por el otro.

A lo largo de cada temporada se puede apreciar la evolución de cada uno de los personajes, y solo es cuestión de tiempo que todo detone y se convierta en caos.

Bates Motel es digna sucesora de Psicosis (1960), de Alfred Hitchcock, y mantiene el drama y suspense durante toda su emisión. Es recomendable apartar la película de la serie, ya que hay ciertos desfases cronológicos que hacen que se pierda la continuidad y coherencia entre ambas.

Lo mejor:
– La actuación de Vera Farmiga. Los altibajos que tiene su personaje y los momentos impulsivos crean una relación profunda e insana con su hijo que pone en duda cuál de los dos es más demente.
– Las fuertes detonaciones y dosis de drama.
– Los diálogos, la fotografía y el color azul amarillento que envuelve todo el entorno para hacer notar que algo no está bien y que es insano.
– La participación de Freddie Highmore como Norman Bates es fiel y limitada a ser buena sin opacar al personaje original de Anthony Perkins.

Lo peor:
– Los elementos de relleno, historias, situaciones y personajes innecesarios que pueden llegar a despistar al espectador y hacerle salir de la trama inicial.
– Carece de elementos que pudieron haber sido explotados como referencia a la película original (música, terror, la enfermedad de Norman).

Bates Motel es una serie bastante recomendable para los amantes del suspense. Si este es tu caso, no te decepcionará.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter