En toda entrega de premios siempre surge la misma cuestión: ¿votar con el corazón o con la cabeza? En esta 89.ª edición de los Óscar lo tenemos más difícil que nunca. Con más de una docena de películas de calidad superior a las de otras ediciones, gran parte de la redacción estamos convencidos de que esta noche de los Óscar será más recordada por las obras perdedoras (enviadas violentamente al Olimpo del olvido) que por las finalmente
vencedoras, estrellas fugaces, carne de rótulo televisivo o anuncio publicitario como “ganadora de un Óscar”.

Mejor película
La La Land

En un año marcado por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la industria necesita optimismo e ilusión a raudales. La La Land viene a aportar la visión del show business más necesaria en los tiempos que corren. ¿Malos tiempos para la lírica, como diría Golpes Bajos? Creo que no.

Mejor dirección
Damien Chazelle (La La Land)

Puede ser la sorpresa de este año. Damien Chazelle, con solo treinta y dos años, rebosa talento, como ya demostró en Whiplash, y La La Land es su película más personal hasta el momento.

Mejor actor protagonista
Casey Affleck (Mánchester frente al mar)

No es el nuevo, todos lo conocíamos. Gone Baby Gone fue su mejor interpretación hasta el momento. Con Mánchester frente al mar Casey Affleck puede convertirse en un símbolo generacional, aunque quizá ya lo sea.

Mejor actriz protagonista
Natalie Portman (Jackie)

Una votación reñida en la redacción. Tuvo que llegar Pablo Larraín para crear a la Jackie Kennedy mejor representada en la gran pantalla hasta el momento; en eso sí hemos estado todos de acuerdo. Portman puede subir embarazadísima a por su segundo Óscar, después de Cisne negro.

Mejor actor de reparto
Jeff Bridges (Comanchería)

Comanchería es la más damnificada por el efecto La La Land. Nos encontramos con una cinta que se merecía muchas más nominaciones en esta 89.ª edición. Quizá la nominación de Bridges sea una forma de pedir perdón por parte de la academia.

Mejor actriz de reparto
Viola Davis (Fences)

Fences es Viola Davis, su trabajo en la película de Denzel Washington es el ejemplo del trabajo bien hecho.

Mejor guion original
Taylor Sheridan (Comanchería)

La película de la que todos hablaban hace cinco meses. El guion de Taylor Sheridan recoge lo mejor de las historias clásicas, con unos diálogos creíbles y un sabor a clásico moderno que no se te despega en mucho tiempo.

Mejor guion adaptado
Eric Heisserer (La llegada)

Es la película más discutida en esta edición de los Óscar. El guion está basado en un relato de no más de sesenta páginas que Eric Heisserer convierte en una historia inolvidable a golpe de talento.

Mejor fotografía
Linus Sandgren (La La Land)

Filmar Los Ángeles, la ciudad (junto a Nueva York) donde se han rodado más películas, de una manera en la que no se hubiera hecho antes: una tarea ardua pero bien resuelta. En La La Land, Linus Sandgren crea una atmósfera que hace creer a los espectadores que la ciudad de las estrellas es el lugar perfecto donde los sueños de dos jóvenes enamorados pueden hacerse realidad.

Mejor banda sonora
Justin Hurwitz (La La Land)

Todo el mundo tararea la música de La La Land, es la banda sonora más vendida este año. Justin Hurwitz hace más fácil al espectador entender el porqué del comportamiento de sus protagonistas. Notas de música para soñadores en la ciudad de las estrellas.

Mejor película de habla no inglesa
Toni Erdmann (Alemania, Maren Ade)

Ya arrasó en los premios europeos. Todas las casas de apuestas la dan como favorita; nosotros no podíamos ser menos.

Mejor película animada
La tortuga roja, de Michael Dudok de Wit

Una cinta cargada de emociones que nos dejó asombrados a todos en la redacción. La tortuga roja es poderosa, poética e inolvidable para el espectador.




¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter