Con más de diez secciones en su haber, el Festival de Cine Europeo de Sevilla es cada vez más una inabarcable muestra de paladares y formas de hacer. Uno puede sumergirse en la Sección Oficial, acudir a las Resistencias del cine español, nadar por las Nuevas Olas (y su mezcla de Ficción/No Ficción), repasar las filmografías de autoras como Valeria Bruni-Tedeschi, Vivienne Dick o Kurdwin Ayub, ir sobre seguro en la selección de la European Film Academy, disfrutar clásicos contemporáneos en Tour/Detour, encontrarse con Bertrand Bonello, empaparse de feminismo en la sección Yo no soy esa e incluso viajar a la cinematografía de la tierra en Panorama Andaluz. Y estamos dejando cosas en el tintero. A continuación, enumeramos diez momentos que recordar de los vividos en la decimotercera edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla.

  1. Malgré la nuit (Philippe Grandrieux, 2015) – Sección Oficial

Contrariamente a lo que se cree, los críticos de cine no solo criticamos las películas y a los directores que las dirigen; a veces, en un ejercicio de escaso corporativismo, nos criticamos unos a otros. Las estampidas de profesionales de la crítica durante el pase de prensa de Malgré la nuit pueden (y en mi opinión deben) ser criticadas como un ejercicio de dejación de funciones que ni siquiera pasamos por alto al crítico mejor pagado de España. Es cierto que Philippe Grandrieux realiza la película que mayor polarización despertó en el festival y se pueden entender las solitarias estrellas que muchos le dedicaron a Malgré la nuit. Pero hacerlo tras ver solo media hora no es de recibo; servidor abandonó un par de proyecciones durante esta edición y no por ello descalificó las obras en cuestión, simplemente las ignoró hasta en su diario de visionado.

Pero vayamos brevemente a lo que interesa a nuestros lectores, que, por desgracia, es probable que tengan muchos problemas para ver algún día Malgré la nuit. En primer lugar, porque su distribución es altamente improbable: ¿qué distribuidora española se atrevería con una película de 150 minutos en la que la oscuridad (visual y anímica) es la tónica y la protagonista se somete voluntariamente a toda una serie de prácticas masoquistas a cuál más extrema? En segundo lugar, porque Malgré la nuit no tendrá ni la mitad de impacto vista en el salón de nuestra casa. Ni podremos apreciar en su esplendor la imponente presencia de nuestra actriz griega favorita, Ariane Labed, ni la inquietante propuesta audiovisual de Grandrieux. Solo un consejo: si en algún momento, por azares de la vida, se proyecta cerca (o medianamente lejos) de sus casas, acudan raudos y veloces.

sieranevada_puiu_01

“Sieranevada” (Cristi Puiu, 2016)

  1. Sieranevada (Cristi Puiu, 2016) – Selección EFA

Cristi Puiu nos introduce en Sieranevada en el centro neurálgico de toda sociedad: la familia. Un funeral propicia que toda una extensa familia se reúna una tarde para la consiguiente celebración. Ahí surgirán toda clase de sentimientos: rencores escondidos, historias pasadas, divergencias políticas, celos y engaños, pero también muestras de cariño, respeto y, sobre todo, convivencia. Sería maravilloso poder preguntarle al director rumano si conoce a unos tales Berlanga y Azcona. Porque Sieranevada expone con enorme sentido del humor y una puesta en escena brillante que una familia puede ser el espejo de un país, con sus contradicciones, enfrentamientos y miradas hacia el futuro.

  1. Riddles of the Sphinx (Laura Mulvey, Peter Wollen, 1977) – Yo no soy esa

La sección Yo no soy esa, dedicada a la otra representación de la figura femenina en el cine, nos ofreció la oportunidad de ver Riddles of the Sphinx, obra conjunta de la teórica Laura Mulvey y su marido Peter Wollen. Dividida en siete partes (dos en las que la propia Mulvey lee y se escucha a sí misma, cuatro no narrativas y una central), Riddles of the Sphinx nos muestra cómo hace cuarenta años muchas mujeres tenían problemas para desarrollar una vida profesional a la vez que hacían frente a la maternidad y todo esto era visto como un problema. Menos mal que las cosas han cambiado (modo ironía on).

  1. Nocturama (Bertrand Bonello, 2016) – Pases especiales

Bertrand Bonello acudió personalmente a Sevilla para presentar su última película, Nocturama, y tres cortometrajes que recorrían diez años de trayectoria. En una primera sesión el director francés charló con los espectadores sobre Cindy: The Doll Is Mine, Where the Boys Are y la prácticamente inédita Sarah Winchester, opéra fantôme. En las tres películas encontramos a un Bonello interesado por el aspecto musical completamente entrelazado con la narrativa, con tres piezas soberbias. El propio director afirmó que la realización de cortometrajes sigue siendo de gran importancia para él y que no discrimina formatos largos o cortos, sino que todos ellos conforman su obra completa.

En cuanto a Nocturama, hay que destacar la valentía de posar una mirada desprejuiciada sobre unos hechos tan dramáticos y de actualidad como son los atentados en una ciudad como París. Unos jóvenes se refugian en un centro comercial tras poner una serie de bombas en insignes lugares de la capital gala. Con una voluntad de abstracción que Bonello no lleva a sus últimas consecuencias, Nocturama aturde al espectador en una obra llena de contradicciones morales, teatralización y confusión. Una película que ofrece más preguntas que respuestas y lo hace de forma caótica, sin que el propio cineasta tenga claro exactamente cuál es la postura que tomar y cuál es el mensaje que transmitir. Por todo ello, Nocturama es una película imprescindible.

nocturama_bonello_01

“Nocturama” (Bertrand Bonello, 2016)

  1. Ma Loute (Bruno Dumont, 2016) – Sección Oficial

La ganadora del festival, con los premios a la mejor película y a la mejor actriz, constituye todo un ejercicio de estilo en el que los términos “grotesco”, “astracanada” y “esperpento” se quedan cortos para expresar su condición desmesurada. Bruno Dumont se traslada a principios del siglo XX para disparar sobre la autoridad, el orden y la decadente burguesía. Todo un derroche de exceso y locura, en ciertos momentos desquiciada y desquiciante, pero siempre maravillosa. Ma Loute (que se estrenará en España con el título de La bahía) es otra película de extremos encontrados, poco amiga del consenso, pero que por aquí destacamos como una exuberante locura sin miedo al ridículo.

Continuará…

 

paco_casado_presentacion_colaboradoresA los cuatro años, insistí a mis padres en que me llevaran a ver Superman II, a pesar de tener 40 de fiebre. Al año siguiente, mi padre se empecinó en que viéramos Conan, el bárbaro y el acomodador, sensatamente, se negó. En la adolescencia, faltaba a clases para irme al cine. Estos son algunos recuerdos de mi educación sentimental y de cómo el cine está asociado a mi vida.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter