Parte del equipo de “No se decir adiós”, de Lino Escalera

El 20 Festival de Málaga. Cine en Español llega a su fin, y un año más hemos dicho adiós a las tempraneras sesiones en oscuras salas, a los desayunos tumultuosos de conversaciones cruzadas sobre un mismo tema, y a andar como seres estigmatizados con una pequeña acreditación ajenos a todo lo que ocurría en ese momento en la sociedad: aquí en Málaga solo importaba el cine. Durante más de una semana Málaga ha sonado a arte, y esta vez sin hablar de museos; ha sido envuelta en estrellas y pedrería de la cara, y consentidamente anegada por toda una efervescente plaga de profesionales del sector audiovisual. Este año en español, el festival se despide con un palmarés discutible en algunos aspectos, como ocurre con todas las entregas de premios. Verano 1993, una obra de Carla Simón sobre lo difícil que es la aceptación de la verdad en la infancia, ha ganado la Biznaga de Oro a la mejor película española, y Últimos días en La Habana, de Fernando Pérez, se ha hecho con la Biznaga de Oro a la mejor película iberoamericana. Ambas obras comparten no solo premios, sino también la misma temática: el SIDA y sus consecuencias en quienes lo padecen y en aquellos que les rodean.

 

Esta edición será recordada por la redacción de Astoria 21 como el año de:

 

1) La dulce barriguita de la actriz Laia Artigas y su forma de entender la pérdida en Verano 1993, que nos enamoró a todos.

 

2) La confirmación de Nathalie Poza como una de las grandes de la actuación de nuestro cine por No sé decir adiós. Tras una larga trayectoria en teatro, series y algunas obras de menor calado, por fin el director Lino Escalera ha colocado a la actriz madrileña en el Olimpo de las grandes estrellas, el lugar en el que se merece estar.

 

3) Nuestro agradecimiento a Apache Films por su descaro y buen gusto a la hora de embarcarse en proyectos como Selfie, una cinta que se utilizará dentro de unos años para entender nuestro contexto histórico y sociopolítico actual.

 

“Demonios tus ojos”, de Pedro Aguilera

4) Demonios tus ojos, de Pedro Aguilera, nos redescubre a Ivana Baquero. La pequeña de El laberinto del fauno se ha convertido en una de las actrices con más talento de nuestra cinematografía. Con un pie en Hollywood y otro en España, la actriz barcelonesa lo tiene todo para convertirse en una futura gran estrella.

 

5) El cinefórum de Raúl Arévalo con Tarde para la ira ha sido una de las cosas que más nos han llamado la atención del festival. Los asistentes a la proyección y posterior coloquio, jóvenes de diversos institutos, llenaron la sala 1 del Albéniz y no pararon de levantar la mano y preguntar al director/actor de Móstoles sobre los entresijos de una de las películas más importantes del 2016.

 

6) La emocionante entrega del Premio ASFAAN a la trayectoria profesional a José Miguel Guardiola, uno de los grandes del teatro en Málaga y secundario de lujo a nivel nacional en multitud de obras, películas y series de televisión. Guardiola abrazó su premio sin poder evitar contagiar a todo el público la emoción que le embargaba.

 

7) El rostro que se les quedó a todos los asistentes tras la proyección de Pieles, de Eduardo Casanova. Una cinta única, un cine transgresor y necesario, una forma singular y atípica de entender el séptimo arte. La cinta de Casanova podría haber compartido la Biznaga de Oro con Verano 1993 de Carla Simón, pero no fue así, lo que expone públicamente otra oportunidad perdida de dotar al Festival de Málaga. Cine en Español de algo de lo que hace años que carece: identidad propia.

 

Fotografía: Antonio Pastor

8) La Biznaga de Oro honorífica a Antonio Banderas. El actor malagueño admitió haberle visto los ojos a la muerte hace unos meses y decidió vivir. En plena forma, con un sentido del humor único y abanderado de Málaga allá donde va, Banderas agradeció el premio y el privilegio de ser profeta en su tierra.

 

9) La mujer del animal nos enseñó una parte de Medellín desconocida para el público europeo. Esta película dirigida por Víctor Gaviria nos muestra la violencia de la manera más real y doméstica posible. Existen animales en todas partes del mundo, pero ninguno como Tito Alexander Gómez: el actor representa de manera realista el horror y la idiosincrasia de su entorno.

 

10) La presencia de cine malagueño en el festival con El intercambio, de Ignacio Nacho y producida por Dylan Moreno, Maniac Tales, una cinta de Kike Mesa, y Resort Paraíso, de Enrique García. A todas les deseamos una larga trayectoria profesional colmada de éxitos.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on Twitter